martes, 6 de noviembre de 2012

Cronometría

Alzado sobre mis huellas
observo el surco de los años:
El cauce es liso y de color muerto
como el fondo del ojo.

He recorrido la historia de las piedras
con caminar de paso adelantado
y la frágil seriedad
de un fusil en la espalda.

No me arrepiento de hollar el mundo
ni de hablar por encima del suelo:
fue siempre necesidad de la existencia
y de no encontrar lugar
donde hallar la lluvia.

El resto es un ademán de palabras
que llena el surco de piedras.

Entonces cruzamos dos miradas.
Sopeso el tiempo de los años y de mi cuerpo,
despejo las incognitas
y desciendo con la alegría
de haberme confundido de huellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario